Sonate per Flauto e Basso Continuo

7,00


Sonate per Flauto e Basso Continuo.

Obras de P. Castrucci, A. Corelli, F.M. Veracini, G. Sanmartini y P. Locatelli.

Poema Harmónico.

Guillermo Peñalver, flautas.
Juan Carlos Rivera, theorba y guitarra barroca.
Ventura Rico, viola da gamba.

Contenido

Pietro Castrucci (1679-1752)
  • Sonata Op. 1 nº 6 en Do M. para flauta alto y b.c.
  • Adagio.- Allegro.- Adagio-
  • Gavota, allegro.- Minueto, allegro
  • Sonata Op. 1 nº 10 en Re m. para flauta alto y b.c.
  • Adagio- Allegro – Adagio – Allegro
  • Sonata Op. 1 nº 5 en Fa M. para flauta alto y b.c.
  • Adagio – Allegro – Venitiana, allegro
Arcangelo Corelli (1653-1713)
  • Sonata Op. V nº 6 en Do M. para flauta alto y b.c.
  • Grave.- Allegro – Allegro- Adagio- Allegro
Francesco Maria Veracini (1690-1768)
  • Sonata nona en Sol m. para flauta alto y b.c.
  • Cantabile.- Andante.-
  • Adagio – Allegro, ma affettuoso
Giuseppe Sammartini (1695-1750)
  • Sonata en Sol m. (Sibley nº 13) para flauta alto y b.c.
  • Allegro – Adagio- Allegro
Pietro Locatelli (1695‑1764)
  • Sonata Op. II nº 2 en Re M. para voice-flute y b.c.
  • Largo ‑ Allegro – Andante – Presto

Toma de Sonido: Jorge Marín. Producción: José Mª Martín Valverde.

Email
SKU: MPC-0702 Categorías: , ,

Descripción

Sonate per Flauto e Basso Continuo

Obras de P. Castrucci, A. Corelli, F.M. Veracini, G. Sanmartini y P. Locatelli

El repertorio para flauta dulce de principios del siglo XVIII tiene como singular característica el provenir en gran medida de aquel otro compuesto en principio para otros instrumentos, fundamentalmente el violín. Numerosas ediciones ofrecían una versión comercial y facilitada de las obras conocidas de la época, y estaban destinadas a los intérpretes amateur del instrumento. Nos encontramos por ejemplo, en el caso de Corelli, con una versión arreglada – y facilitada – para flauta de sus Sonatas Op. V nos 7 a 12 en una edición londinense de 1702, ¡sólo dos años después de la edición original para violín! En dichas sonatas se observan todos los rasgos típicos de una adaptación a la flauta de la época: ámbito reducido, pasajes simplificados, etc. La presente grabación propone una de las primeras seis sonatas en una versión actual no simplificada. Esta Sonata Op. V nº 6, con sus maravillosos ornamentos del propio Corelli y con sus movimientos de frenético virtuosismo, puede considerarse una desviación sobre el estándar de transcripción para flauta del período barroco (desviación que también se encuentra, por supuesto, en el arreglo de la época de la Sonata Op V nº 12, La Follia), aunque conserva el espíritu de la adaptación.

A Arcangelo Corelli le cabe la gloria de ser el primer compositor cuya fama deriva exclusivamente de la música instrumental. Con una obra formalmente circunscrita a la sonata (Op. I-V) y al concerto grosso (Op. VI), alcanzó un impresionante renombre en toda Europa, y una vez su estilo hubo pasado de moda sus obras siguieron siendo admiradas y estudiadas. Nacido en Fusignano en 1653, tras un período de formación en Bolonia se traslada a Roma, donde se instalará definitivamente. Gozó de gran prestigio como violinista y director y pasó la mayor parte de su tiempo al servicio de los cardenales Pamphili y Ottoboni.

La extraordinaria importancia de la obra en la sucesión de movimientos. Así, puede afirmarse que después de 1670 se produce un equilibrio de fuerzas entre elementos musicales que tiene como resultado formas bien proporcionadas y bien contrastadas cuya más acabada realización se encuentra en la obra coreliana. De esta manera, y paradójicamente, los aspectos más innovadores y geniales de la escritura coreliana, copiados y reiterados hasta la saciedad durante el resto del período barroco, nos parecen hoy trillados lugares comunes.
El presente registro contiene, además de la Sonata Op. V nº 6 de Corelli, obras de Locatelli, Castrucci, Veracini y Sammartini; todos ellos instrumentistas de gran prestigio y cuyas sonatas suponen la relectura, extensión y transformación del legado de Corelli tanto en cuanto a la forma como respecto a las exigencias virtuosísticas. Así, son apreciables la convergencia de las formas da chiesa y da camera y la introducción de innovaciones procedentes del concierto y de la suite.

Las sonatas para flauta de Veracini, nunca publicadas en vida del autor, constituyen, de hecho, la primera colección conocida de su música. La portada y la página de dedicatoria del manuscrito nos revelan que están destinadas tanto al violín como a la flauta y que su fecha de composición es el año 1716. Del análisis de las piezas se deduce, sin embargo, que la escritura es claramente flautística, en su simplicidad técnica, registro, etc. Si comparamos esta colección con las dos siguientes –éstas sí publicadas con su correspondiente número de opus– observaremos inmediatamente que la que nos ocupa es más limitada en cuanto a virtuosismo, elaboración contrapuntística, arpegios, etc. Formalmente se adhiere al patrón lento-rápido-lento-rápido, y en ella predomina un carácter simple y sereno cimentado sobre elementos corelianos.

Castrucci fue uno de los numerosos alumnos de Corelli y, como Veracini, emigró en su momento a Londres. Allí fue, durante 22 años, primer violín de la orquesta de Händel. Después de una larga vida de éxitos, terminó malviviendo en Dublín donde falleció en 1752. Su colección de Sonatas Op. I fue repetidamente adaptada tanto para flauta dulce como para travesera. A través de las tres sonatas del presente registro se nos revela un músico -como ya se decía de él en su época- en ocasiones caprichoso y extravagante, o, en palabras de Burney, loco. A veces simple, y generalmente amante del alarde técnico, muestra, en todo caso, una gran originalidad tanto en el carácter de los movimientos como en los elementos constructivos: abundancia de material en cada movimiento, uso frecuente de notas pedales, aparición de elementos sorpresivos como modulaciones bruscas, cromatismos inesperados, pasajes sin bajo, etc.

Información adicional

Estilo

Barroco

Interpretación

Flauta

Artista

Poema Harmónico