Seleccionar página

Nuevos Mundos

8,00


Nuevos Mundos

Of indigenous musics to Trujillo Codex

Música Prima

Content

Roots

1. Jalecuma 3:25

Mestiza América

2. De Nepa Tepatzin 2:24

3. In Ilhuicac 3.04

European influences

4. Ay linda Amiga – 3:45

5. Convidando esta La Noche – 3:26

6. De una Virgen Hermosa – 2:42

7. Hoy nace una Clara Estrella – 5:21

Trujillo Codex

8. Baile de Danzantes con Pífano y Tamboril. Contradanza – 1:57

9. Tonada El Diamante – 3:23

10. Tonada El Huicho de Chachapoyas – 2:32

11. Tonada El Palomo del Pueblo – 2:54

12. Tonada El Tupamaro – 3:05

13. Tonada El Congo – 2:54

Final

14. Contradanza La Libertadora – 1:42

15. Chacona – 2:46

16. Jalecuma II – 2:32

17. Epílogo – 1:54


Recorded at the Oratorio de la Escuela de Cristo. Seville. Spain. In April 2012.

Sound Engineer: Adolfo Castilla.

Editing and mixing: Adolfo Castilla and José Manuel Vaquero.

Produced by: Arcadiantiqua & Music Prima.

www.arcadiantiqua.com

www.musicaprima.net

Email

Descripción

Nuevos Mundos

Of indigenous musics to Trujillo Codex

Música Prima

The The music on this recording is taken from the so-called Trujillo Codex in Peru. This Codex is an example of formal variety and a wealth of musical materials performed on the Iberian Peninsula and in the Americas from the pre-Columbian period up to well into the 18th century, and goes beyond the normal European musical conventions of the time. Francisco Orozco and the members of Música Prima have put together a program from a wide range of sources from the audio-oral tradition, the living memory, that is to say, the place where we adequately take notice of an ephemeral art, a temporary nature, like art music or folk music. Here is the true source, the font from which the wellspring flows and is nourished, the thread that runs through a great deal of the art of music. It is this audio-oral tradition, in which the master teaches his pupil the subtle, intangible elements of his technique his art on a given instrument, and everything a composer pours into a composition, in which he preserves his sonorous archetypes, and in which the performer is an irreplaceable link the chain of musical creation down through history.

Most of the music on the CD goes beyond both the era and the people on the Ibero-American continent and the Iberian Peninsula because they didn’t originate in the mind of any known composer nor was it ever written out on paper so it could be circulated in manuscript or printed form and then recovered by modern-day musicologists and performers. On the contrary, it was only transcribed and written down after having evolved within a living oral tradition, or simply they were never copied down in modern notation till now. So it is that one right after the other, the musicians in Música Prima perform a traditional Guahibo Indian song from the Orinoco river valley in Columbia, sung in the indigenous language and only recently rediscovered, followed by a prayer to the Virgin Mary, also in the indigenous language, by a native Mexican composer, Hernando Franco (1532-1585). These two examples bear remarkable witness to the villancico and other songs on the Iberian Peninsula and in the Americas during the 17th and 18th centuries and preserved in the Trujillo Codex in Peru, a source which, in my opinion, has yet to be adequately explored by musicologists and musicians.

The Trujillo Codex is now at the Library of the Palacio Real in Madrid; it is also known as the Codex Martínez Compañón. It is not strictly a musical document but rather an extraordinary group of papers dealing with ethnography and history that was compiled by a bishop from Navarra, Baltasar Jaime Martínez Compañón y Bujanda and then sent to the Spanish king Carlos III who then gave it to the Royal Cabinet of Natural History. Within the whole of this important collection there are 20 pieces of music using period notation. This learned clergyman, born in Cabredo, Navarra on the 6th January 1737, was assigned to Lima in 1767 to occupy the post of precentor at the cathedral. In 1780, he was elevated to bishop and sent to the episcopal see in Trujillo, Peru. Then, in 1788, he was recommended for the post of Archbishop in Santa Fe de Bogatá, where he died in 1797. As bishop of Trujillo, he made pastoral visits throughout his diocese between 1782-1785. He was a true child of the Enlightenment, carefully recording everything that might have been interesting to the men of his time and, at the same time, fulfilling his canonical duties to meet the spiritual needs of the Christian community in this very large diocese. He was, indeed, an excellent record-keeper and a competent musician, so in these travels and contacts with traditional music traditions, he was able to write down performance indications over and beyond the basic notes in the score.

Información adicional

Artista

Música Prima

Estilo

Americanos

Interpretación

Instrumental y Voz, Música de Cámara

También te recomendamos…

Nuevos Mundos

8,00


Nuevos Mundos

De las Músicas Indígenas al Códice Trujillo

Música Prima

Contenido

Raíces

1. Jalecuma 3:25

América mestiza

2. De Nepa Tepatzin 2:24

3. In Ilhuicac 3.04

Influencias Europeas

4. Ay linda Amiga – 3:45

5. Convidando esta La Noche – 3:26

6. De una Virgen Hermosa – 2:42

7. Hoy nace una Clara Estrella – 5:21

Códice Trujillo

8. Baile de Danzantes con Pífano y Tamboril. Contradanza – 1:57

9. Tonada El Diamante – 3:23

10. Tonada El Huicho de Chachapoyas – 2:32

11. Tonada El Palomo del Pueblo – 2:54

12. Tonada El Tupamaro – 3:05

13. Tonada El Congo – 2:54

Final

14. Contradanza La Libertadora – 1:42

15. Chacona – 2:46

16. Jalecuma II – 2:32

17. Epílogo – 1:54


Grabación realizada en el Oratorio de la Escuela de Cristo. Sevilla. España. Abril 2012.

Ingeniero de Sonido: Adolfo Castilla.

Edición y mezclas: Adolfo Castilla y José Manuel Vaquero.

Producido por: Arcadiantiqua & Música Prima.

www.arcadiantiqua.com

www.musicaprima.net

Email
SKU: NL-3013 Categorías: , ,

Descripción

Nuevos Mundos

De las Músicas Indígenas al Códice Trujillo

Sobre el Códice Trujillo

La música que recoge esta grabación es una muestra de la variedad formal y riqueza de materiales de la música practicada en la Península Ibérica y en América desde la época precolombina hasta avanzado el siglo XVIII, más allá de las convenciones existentes en Europa. Francisco Orozco y los intérpretes de Musica Prima, han sabido llevar a este programa obras de procedencia muy dispar marcadas por el marbete de la tradición audio-oral y de la memoria viva, esto es, el lugar propio donde se fija adecuadamente un arte efímero, de naturaleza temporal, como es la música ya sea culta o popular.

Aquí está, en efecto, la verdadera fuente o depósito de donde brota y se nutre la corriente por donde discurre el caudal del arte de los sonidos. Es en esta tradición audio-oral, donde el maestro aporta al discípulo los elementos sutiles, inmateriales, de la técnica y arte del respectivo instrumento, de la partitura del compositor, donde se guardan los arquetipos sonoros, donde el intérprete es eslabón insustituible de la cadena de la creación musical a lo largo de la historia.

Una buena parte de las obras contenidas en este CD traspasa los tiempos y las gentes del continente iberoamericano y peninsular, pues no han sido creadas y fijadas por escrito por un determinado autor para que fueran transmitidas en soporte gráfico y luego recuperadas por los musicólogos y los intérpretes de hoy. Al contrario, han podido ir a los escritos después de una andadura viva en la tradición oral, o sencillamente han quedado sin traspasar la barrera de la escritura hasta el día de hoy. Así, junto a un canto tradicional guagivo del Orinoco colombiano en lengua indígena, apenas recuperado en tiempos recientes, los intérpretes de Musica Prima nos hacen oír una plegaria a la Virgen, asimismo en lengua indígena, del compositor mexicano Hernando Franco (1532 – 1585), muestras testimoniales de villancicos castellanos de la Península y América de los siglos XVII y XVIII y sorprendentes cantos del Códice Trujillo de Perú, no suficientemente transitado todavía, a mi modo de ver, por musicólogos e intérpretes.

El Códice Trujillo, conservado en la Biblioteca del Palacio Real de Madrid y conocido también como Codex Martínez Compañón, no es un documento estrictamente musical, sino un conjunto documental extraordinario de naturaleza etnográfica e histórica que, recogido por un obispo de origen navarro, Don Baltasar Jaime Martínez Compañón y Bujanda, fue remitido al Rey Carlos III para el Real Gabinete de Historia Natural. Dentro de este importante conjunto aparecen 20 piezas musicales escritas en notación de la época. El ilustrado clérigo, nacido en Cabredo, Navarra, el 6 de enero de 1737, fue destinado a Lima en 1767 para ocupar la dignidad de canónigo chantre en la catedral.

En 1780 fue elevado al orden episcopal para ocupar la Sede de Trujillo, Perú, hasta que en 1788 fue preconizado Arzobispo de Santa Fe de Bogotá, donde murió en 1797. Siendo obispo de Trujillo, hizo la visita pastoral de la diócesis entre 1782 y 1785. Hijo genuino de la Ilustración, tuvo la preocupación de dejar constancia de todo cuanto podía interesar a los hombres de su tiempo mientras cumplía con la obligación canónica de atender a la salud espiritual de los cristianos de su extensa diócesis. Así, como magnífico escribano y como músico competente que era trasladó al papel, dotadas de la correspondiente superestructura técnica que habían colocado en ellas los intérpretes, algunas de las músicas tradicionales que escuchó en sus correrías.

El mestizaje artístico es la nota esencial que algunos estudiosos ponen como característica de las músicas Iberoamericanas posteriores a la llegada de los españoles. La feliz expresión que aplicó por vez primera de manera rigurosa el musicólogo mexicano José Antonio Robles Cahero se utiliza muchas veces, a mi modo de ver, a todo el repertorio producido en los virreinatos y muy específicamente al repertorio que recientemente suele llamarse “barroco misional”.

Refiriéndome a la música de las Misiones guaraníes ya he sostenido en alguno de mis escritos que, salvo el hecho de cantar más frecuentemente en lenguas indígenas por motivos evangelizadores, ni el estilo ni las formas revelan singularidades suficientes como para poder determinar un “barroco misional” diferenciado del de las catedrales y de otros centros importantes donde se practicaba la música sacra. Para refrendar mi pensamiento sobre este particular traigo a colación la analogía de la música con la arquitectura y la pintura de las iglesias de las Misiones: Concepción, San Javier, Santa Ana, etc. Pintura y arquitectura misionales llegan a nosotros como proyectos barrocos realizados en unas obras acabadas por los propios indígenas.

Información adicional

Estilo

Americanos

Interpretación

Música de Cámara

Artista

Música Prima