Seleccionar página

Música para flauta y guitarra. Volumen II

8,00


Music for flute and guitar. Volume II

Works by Piazzola, Pujol, Sasaki, Llopart y Patterson.

María Esther Guzmán, guitar.
Luis Orden, flute.

Content

Tadashi Sasaki (1943).
Dos Canciones Japonesas.
  • 1-Sunayama 5’29”
  • 2-Matsushima Ondo 3’04”
Richard Patterson (1952).
  • 3-Meadowsong 6’36”
Astor Piazzolla (1921-1992).
  • 4-Libertango 4’43”
  • 5-Adios Nonino 5’00
Santiago Delgado Llopart (1962).
  • 6-Entre Montañas 3’39”
  • 7-Vals de los Vestigios 5’15”
Maximo Diego Pujol (1957).
  • 8-Nubes de Buenos Aires 8’02”
Suite Buenos Aires.
  • 9-Pompeya 3’55”
  • 10-Palermo 4’20”
  • 11-San Telmo 3’00
  • 12-Microcentro 3’40”

Recorded at the Conservatory of Music Manuel Castillo in Seville, Spain, on 7 and 8 March 2008.

Production and Sound: Jose Mª Martín Valverde.

Musical Advisor: Takeshi Tezuka.

Photography and Texts: Santiago Delgado Llopart.

Design: Jose Maria Rodriguez-Daniel Barrionuevo.

Email

Descripción

Música para flauta y guitarra. Volumen II

(Music for flute and guitar. Volume II)

Mª Esther Guzmán y Luis Orden

Works by Piazzola, Pujol, Sasaki, Llopart y Patterson

Second CD of the duo formed by María Esther Guzmán and Luis Orden, after their successful first album (Lindoro, 2004) in which they performed compositions by Piazzolla, Castelnuovo-Tedesco, Beaser, Amargós and Morales. Once more, these excellent performers select a varied repertoire of the highest quality. They attend to every detail of the delicate combination of flute and guitar while also giving consideration to the intimate space that each individual instrument represents. This record shows the maturity of the duo who are used to choosing and analyzing their repertoire carefully, who give shape to their interpretations through several live performances before recording them. The journey through the subtle landscape of wood and wind continues…

This time, our journey begins with “Two Japanese songs” arranged by guitarist Tadashi Sasaki (Tokyo 1943). Both songs share the delicate and enigmatic sounds of the Oriental tradition. The pieces are based on poems by Hakushu Kitahara (Fukuoka 1885 – Tokyo, 1942). The first song, “Sunayama” (Sand mountain) derives from a popular song by Shinpei Nakayama (Nagoya, 1887-1952). It opens with a fluent melody reminiscent of a beach landscape before moving towards the sand hills, announced by percussive effects on the guitar and represented by jazzy unison passages. The second song, “Matsushima Ondo”, is by Kosaku Yamada (Tokyo, 1886-1965), a composer and conductor who has been greatly influenced by the European tradition (Yamada studied in Germany for four years). The piece begins with fluttering sounds on the guitar, while a distant melody from the flute plays a traditional fisherman’s song, a “call of the sea” from Matsushima (North of Japan).
American composer Richard Patterson (North Carolina, 1952) is a guitarist, teacher and composer. Since 1982 he has been performing in a duo with his wife, a flute player. “Meadowsong” was written in 1984. The composition starts with a guitar solo using campanella effects that evoke “wide and green landscapes”. The flute joins in, initially in harmony with the guitar. Gradually the flute frees itself from the regular patterns of the guitar and develops its own melodic character. Halfway through the work, the music rests in a quiet adagio. Then the guitar provides a stair from whose top the flute can resume its contemplation of the fields.

“Libertango” and “Adiós Nonino” are two masterpieces by Astor Piazzolla (Mar del Plata, 1921 – Buenos Aires, 1992), bandoneón player, composer and tango innovator. Regarded as one of the most influential composers of the 20th century, this cosmopolitan Argentinian merged classical and popular music masterfully.
“Libertango” was written in 1974, when Piazzolla moved to Rome. His agent, Aldo Pagani, asked him to compose a song no longer than three minutes, suitable for radio and jukeboxes. “My music does not adjust to any schedule”, Piazzolla responded. Nevertheless, he eventually composed a few short pieces that were released together in the album “Libertango”, which involved several excellent Italian musicians. The album title is also the name of the main number, which became a hit in Italy. The setting included bandoneon, Hammond organ, marimba, low flute in C, bass guitar, electric guitar, drums, percussion and a string orchestra. “Libertango” is one of the most recorded works by Piazzolla. The disco version that Grace Jones made in 1981 (“I’ve seen that face before”) was successful all over the world. The present arrangement for flute and guitar approaches the tango with great transparency. After the introduction, the wellknown main theme is expanded through variations that keep resonating in the listener’s ear.

“My number one is ‘Adiós Nonino’. A thousand times I tried to write a better one, and I could not”, said Piazzolla in 1990. His statement is not surprising, since this tango probably is his finest work. It was written in memory of his father (who was known as Nonino) a few days after his death, in October 1959. After a tour in Central America, Piazzolla had returned to New York, where he had been living for a year. His attempt to develop a tango-jazz style was unsuccessful; he felt depressed, had financial problems, and longed to return to Argentina. He wrote the piece in forty-five minutes, adding a sublime melody to another tango that he had written for his father four years before (“Nonino”). Then he arranged it for his quintet: bandoneon, violin, piano, electric guitar and double bass. Countless versions of this work have been made. For this present CD, María Esther Guzmán prepared a transcription for flute and guitar that successfully transmits the abundance of feelings and memories that the composer must have felt at such a difficult moment. The mastery with which the flute approaches the tango rhythm stands out, as do the subtle range of emotions displayed by the guitar during the famous lamentation passage, one of the jewels of Argentinian music of all times.

Información adicional

Artista

Luis Orden, María Esther Guzmán

Estilo

Contemporánea

Interpretación

Flutes, Guitar

También te recomendamos…

Música para flauta y guitarra Volumen II

7,00


Música para flauta y guitarra. Vol. II.

Obras de Piazzola, Pujol, Sasaki, Llopart y Patterson.

María Esther Guzmán, guitarra.
Luis Orden, flauta.

Contenido

Tadashi Sasaki (1943).
Dos Canciones Japonesas.
  • 1-Sunayama 5’29”
  • 2-Matsushima Ondo 3’04”
Richard Patterson (1952).
  • 3-Meadowsong 6’36”
Astor Piazzolla (1921-1992).
  • 4-Libertango 4’43”
  • 5-Adios Nonino 5’00
Santiago Delgado Llopart (1962).
  • 6-Entre Montañas 3’39”
  • 7-Vals de los Vestigios 5’15”
Maximo Diego Pujol (1957).
  • 8-Nubes de Buenos Aires 8’02”
Suite Buenos Aires.
  • 9-Pompeya 3’55”
  • 10-Palermo 4’20”
  • 11-San Telmo 3’00
  • 12-Microcentro 3’40”

Grabado en el Conservatorio Superior de Música Manuel Castillo de Sevilla, España, el 7 y el 8 de Marzo de 2008.

Producción y Toma de Sonido: Jose Mª Martín Valverde.

Asesor Musical: Takeshi Tezuka.

Fotografía y Textos: Santiago Delgado Llopart.

Diseño: José Mª Rodriguez-Daniel Barrionuevo.

Email

Descripción

Música para flauta y guitarra Volumen II

Mª Esther Guzmán y Luis Orden

Obras de Piazzola, Pujol, Sasaki, Llopart y Patterson

Segundo CD del dúo formado por María Esther Guzmán y Luis Orden, tras su exitoso lanzamiento (Lindoro, 2004) en el que abordaban composiciones de Piazzolla, Castelnuovo-Tedesco, Beaser, Amargós y Morales. Estos excelentes intérpretes siguen apostando por un repertorio variado y con las máximas exigencias de calidad, cuidando al detalle la delicada combinación de la guitarra y la flauta, además del íntimo espacio que cada instrumento representa por sí mismo. Se confirma la madurez de este dúo, acostumbrado a realizar un minucioso trabajo de selección y análisis de su repertorio, que posteriormente “modelan y modulan” a través de múltiples interpretaciones en directo, antes de abordar las grabaciones.

El viaje a los sutiles parajes de la “madera y el viento” continúa… En esta ocasión, la primera etapa de la travesía recala en versiones que el guitarrista nipón Tadashi Sasaki (Tokio 1943) realizó sobre “Dos canciones japonesas”. Ambas participan de enigmáticas y delicadas sonoridades de la tradición oriental y están basadas en poemas de Hakushu Kitahara (Fukuoka 1885 – Tokyo, 1942). La primera, “Sunayama” (Montaña de arena), proviene de una canción popular de Shinpei Nakayama (Nagoya, 1887-1952). Comienza con una melodía de gran fluidez, que evoca un paisaje de playa, para adentrarse en las colinas de arena, anunciadas por la guitarra percutida e interpretadas con pasajes al unísono de modo cuasi-jazzístico. Un aleteo en la guitarra y una melodía lejana en la flauta inician la segunda canción, “Matsushima Ondo”, de Kosaku Yamada (Tokio, 1886-1965), compositor y director de clara influencia europea (estudió cuatro años en Alemania). De ritmo marcado, se trata de un canto tradicional de pescadores, a modo de barcarola, como una “llamada del mar” que proviene de Matsushima, al norte de Japón.

El estadounidense Richard Patterson (Carolina del Norte, 1952) es guitarrista, profesor y compositor. Actúa en diversas agrupaciones camerísticas y desde 1982, forma dúo de flauta y guitarra con su esposa. “Meadowsong” (Canto de la pradera) fue compuesta en 1984. Esta obra comienza con un solo de guitarra en campanelas (a modo de arpa) de mágica sonoridad, que crea una atmósfera de “amplios y verdes paisajes”. La flauta se introduce en completa sintonía con la guitarra para ir emancipándose frente a un patrón más estable por parte de las “seis cuerdas”. Luego adquiere sucesivamente su propia personalidad melódica. Sobre la mitad de la partitura, la obra descansa en un adagio y la guitarra brinda unas escaleras por las que la flauta remonta nuevamente su “arpística” mirada sobre los prados.

“Libertango” y “Adiós Nonino” son dos obras maestras del gran Astor Piazzolla (Mar del Plata, 1921 – Buenos Aires, 1992), bandoneonista, compositor y revolucionario del tango. Considerado un referente en la música del siglo XX, este argentino universal logró fundir con maestría la música culta y la popular.

“Libertango” fue compuesto en 1974, cuando Piazzolla se estableció en Roma. Su representante, Aldo Pagani, le pidió un tema que no superara los tres minutos para que pudiera escucharse en la radio y enlas máquinas de discos de los bares. “Mi música no se adapta a los horarios”, replicó Piazzolla.

Finalmente, compuso un puñado de temas breves que dieron forma al álbum “Libertango”, título de su tema estrella, que luego se convertiría en número 1 en las jukeboxes de Italia. El álbum se grabó con excelentes músicos italianos, y la instrumentación incluía, además del bandoneón del maestro, órgano Hammond, marimba, flauta grave en do, bajo eléctrico, batería, guitarra eléctrica, percusión y orquesta de cuerdas. “Libertango” es una de las obras más grabadas de Piazzolla; la versión discotequera que hizo Grace Jones en 1981, titulada “I’ve seen that face before”, tuvo un gran éxito internacional. Estearreglo para flauta y guitarra aborda el tango con mucha transparencia, y tras la introducción, el famoso tema principal se ensancha mediante variaciones que se “pegan al oído” de manera encantadoramente envolvente.

“El número uno es ‘Adiós Nonino’. Me propuse mil veces hacer uno superior y no pude”, declaró Piazzolla en 1990. No es de extrañar, pues probablemente sea su cima creativa. Fue compuesto en memoria de su padre (al que llamaban Nonino), días después de su muerte, en octubre de 1959. Tras su gira centroamericana, Piazzolla había vuelto a Nueva York, ciudad en la que llevaba un año instalado. Además, coincidió con un momento en que su revolución hacia el tango-jazz fracasaba, se encontraba deprimido, económicamente tocado y con ganas de volver a su país. En cuarenta y cinco minutos, según solía recordar, lo compuso añadiendo una sublime melodía a otro tango que había dedicado a su padre cuatro años antes, “Nonino”. Luego lo arregló para su quinteto, es decir, bandoneón, violín, piano, guitarra eléctrica y contrabajo; de esta obra se han hecho innumerables versiones. Para este CD, María Esther Guzmán ha realizado una transcripción para guitarra y flauta que logra transmitir en toda su grandeza, mediante lacónico virtuosismo, el cúmulo de sensaciones, contrastes y recuerdos que debieron embargar al compositor en un momento tan delicado. Destaca la endiablada maestría con la que la flauta aborda los ritmos más marcados del tango y la emotividad de los matices que la guitarra incorpora en el famosísimo pasaje a modo de lamento, una de las joyas de la música argentina de todos los tiempos.
Las siguientes dos propuestas, “Entre montañas” y el “Vals de los vestigios”, fueron compuestas en 2007 por el español Santiago Delgado (Pontevedra, 1962). “Contar con la amistad de artistas de la categoría y la sensibilidad de María Esther y Luis me abre un inmenso abanico de escenarios y rendijas donde imaginar músicas”.

“Entre montañas” está compuesta para un lugar donde se puede sentir el sonido del viento, la fuerza imponente de los riscos o la calidez de la presencia de los animales en el valle. No en vano, esta obra se fraguó en la manga de Villaluenga del Rosario, delicioso pueblo de la Sierra de Cádiz donde “el aire se respira a sí mismo”. Los armónicos iniciales rodean y nutren al tema principal, cuyo plácido equilibrio va abriéndose progresivamente hacia una sucesión de acordes de sonoridad brasileña, anunciando el final, que evoca el tema inicial de la guitatarra. Un soplo de viento cierra el bucle del “paraje dibujado”.

Si “Entre montañas” es espacio, el “Vals de los Vestigios” es tiempo, y el tiempo tiene en esta obra el ritmo burlón del arlequín. Tras una introducción, el ritmo de tres por cuatro se pone en marcha y marca la partitura de principio a fin. Esta obra es un compendio de distintas épocas y vestigios, tanto vitales como musicales, que ahora salen a la superficie, más complejos y desarrollados, hasta con un cierto aire de “nostálgico romanticismo contemporáneo”. Guitarra y flauta gozan de solitarias cadencias hasta que se piden auxilio la una a la otra y viceversa. El vals culmina invocando nuevamente al arlequín, que sigue y sigue, que nunca se detiene, gesticula de lado a lado con sus propias muecas, más o menos plácidas o dolorosas…

Nuestro viaje musical finaliza con una aproximación a la obra de otro argentino, Máximo Diego Pujol (Buenos Aires, 1957), profesor de guitarra, compositor y concertista. Al igual que Piazzolla, Pujol utiliza material de la música autóctona argentina, particularmente el tango. “Nubes de Buenos Aires” forma parte de “Dos Aires Candomberos”. El candombe es para Uruguay lo que el tango para Argentina. Pero mientras las raíces del tango son latinas, el ritmo sincopado del candombe es de origen africano y fue introducido por los esclavos negros durante el periodo colonial. La obra contiene un largo pasaje de hechizante melodía y un respiro donde la guitarra coge el timón, antes de la subida definitiva y recurrente hacia el tema principal, probablemente hasta “alcanzar esas anheladas nubes”. En esta obra los ritmos mantenidos de la guitarra son atenuados por la cálida tristeza de la flauta.

La “Suite Buenos Aires” nos transporta hacia los lugares de referencia del compositor, que evoca en cada movimiento un espíritu diferente: el barrio proletario de “Pompeya”, donde el tango se originó, imaginado con ritmos, colores y diversidad de expresiones artísticas; el Barrio Italiano “Palermo”, con una melodía de cadencioso romanticismo; el viejo “San Telmo” con sus cafés y bazares, interpretado con enérgica alegría, aunque con un guiño nostálgico hacia la melodía de “Palermo”. Por último, “Microcentro”, el corazón de la ciudad, con sus distritos comerciales, sus negocios y sus principales arterias, que, por lógica, tiene expresión contemporánea de idas, venidas y hasta huidas. Así concluye esta exquisita travesía de “madera y viento”, con la que hemos saboreado un universo de expresiones y sensaciones que sólo determinadas músicas y la categoría y personalidad de algunos intérpretes nos pueden brindar.

Será hasta la próxima…

Santiago Delgado Llopart

Información adicional

Estilo

Contemporánea

Interpretación

Flauta, Guitarra

Artista

María Esther Guzmán y Luis Orden