G. Brunetti. Sonatas a violino solo e basso

15,00

G. Brunetti. Sonatas a violino solo e basso
Carlos Gallifa & Galatea Ensemble

Contenido

Sonata V a violino solo e basso L. 8 en sol menor

  1. Moderato espresivo 05’41”
  2. Larghetto Gracioso 05’55”
  3. Allegretto 04’29”

Sonata VI a violino solo e basso L. 9 en mi b mayor

  1. Allegro Maestoso 05’31”
  2. Cantabile 03’49”
  3. 6. Presto 02’29”

Sonata IV a violino solo e basso L.7 en re menor

  1. Allegro Moderato 04’58”
  2. Andantino Gracioso 05’34”
  3. Presto 03’44”

Sonata IV a violino solo e basso L. 25 en do menor

  1. Moderato e flebile 06’28”
  2. Larghetto 03’21”
  3. Allegro assai 03’20”

Tiempo total: 55’29”

Email

Descripción

G. Brunetti. Sonatas a violino solo e basso

Carlos Gallifa & Galatea Ensemble

CARLOS GALLIFA, violín
PABLO ZAPICO, guitarra barroca
JAVIER AGUIRRE, violoncello
ALFONSO SEBASTIÁN, clave

Hasta tiempos recientes, la obra de Cayetano Brunetti apenas era conocida entre los melómanos. Afortunadamente, gracias a los esfuerzos de músicos y musicólogos, hoy en día empieza a apreciarse como se merece. Una de las razones que explican esta injusticia ha sido un cierto nacionalismo que ha eliminado a Brunetti del canon de la música española. Otra razón es que Brunetti, a diferencia de Boccherini, apenas publicó, preservándose sus obras de modo manuscrito en archivos y bibliotecas de diversos países.

Cayetano Brunetti nació el 9 de agosto de 1744 en Fano, ciudad perteneciente entonces a los Estados Pontificios. Casi no se conocen datos sobre su infancia y su formación. Quizás estudiase en Livorno o Florencia con el violinista Pietro Nardini (1722- 1793), discípulo a su vez de Giuseppe Tartini (1692- 1770). En la Pascua de 1759, con 14 años, ya se encontraba en Madrid, acompañado de su padre Esteban. Desconocemos a qué se dedicaba entonces ni en qué circunstancias se completó su formación musical. En 1760, con tan solo 15 años, se presentó a las oposiciones de violín de la Real Capilla. Aunque no consiguió la plaza, realizó los ejercicios brillantemente, hasta el punto de merecer los elogios del violinista Felipe Sabatini, que dijo de él que era un «excelente violín de cámara». En 1762 trabajó como violinista de los teatros públicos madrileños. Ese mismo año se casó con Saturnina de Soria, vecina de Colmenar de Oreja, con la que tuvo varios hijos, entre ellos el célebre violonchelista Francisco (1766- 1834) y la cantante Luisa Brunetti (1781-1832). A finales de 1762 su pista vuelve a perderse, aunque varios indicios apuntan a que mantuvo una relación estrecha con el XII Duque de Alba, Fernando de Silva y Álvarez de Toledo (1714-1776), para cuya diversión compuso numerosos tríos, sonatas y cuartetos. En octubre de 1767 Brunetti ganó por oposición una plaza de violinista de la Real Capilla. La vida del músico cambió radicalmente cuando en 1771 fue nombrado músico de cámara y profesor de violín del Príncipe de Asturias, futuro Carlos IV. Este nombramiento entrañaba no solo tocar para su patrón, sino también componer obras nuevas, seleccionar el repertorio, elegir a los músicos e incluso encargarse de la conservación de los instrumentos. Tras la coronación de Carlos IV, en 1789 Brunetti formó parte del pequeño conjunto de músicos de la Real Cámara y en 1796 fue nombrado director de la música de dicha institución. Brunetti murió el 16 de diciembre de 1798, apenas unos meses después del fallecimiento de su mujer Saturnina, en Colmenar de Oreja, localidad en la que poseía casa y tierras.

Dado que sus ocupaciones principales fueron la de ser intérprete de violín y la de enseñar este instrumento al Príncipe de Asturias y a otros nobles mecenas, como el Duque de Alba y el Duque de Osuna, se comprende que, dentro de su producción, destaquen por su número las sonatas de violín. En el Catálogo crítico, temático y cronológico (2005) de la obra de Brunetti que realizó Germán Labrador se cuentan 77 sonatas para violín, aunque se estima que pudo componer al menos 106. La aparición reciente de nuevos manuscritos ha elevado el número de sonatas conservadas de Brunetti a 83. Se trata, pues, del corpus de música para violín solista más importante del siglo XVIII español. A diferencia de otros géneros, como el cuarteto o el quinteto, que concentraron su interés en épocas determinadas, Brunetti compuso sonatas para violín a lo largo de toda su carrera, desde la década de los 60 (su primera serie de sonatas que conocemos data de 1763) hasta la década de los 90.

En el último tercio del siglo XVIII las sonatas de violín acompañadas tan solo del bajo se consideraban un medio para exhibir el virtuosismo del intérprete. En su poema La Música (1779), Tomás de Iriarte (1750-1791) caracterizaba a la «atrevida sonata» por su función de «ostentar lo intricado y lo admirable», ya que en ella el intérprete demostraba «superar dificultades». Precisamente, por buscar la admiración y el aplauso, en lugar de suscitar sentimientos en la audiencia, el ilustrado Iriarte censuraba este género de música, prefiriendo los tríos y los cuartetos en los que los instrumentos se trataban con mayor paridad, aunque admitía que la variedad que había en las sonatas tenía un efecto agradable.

Las sonatas de Brunetti no defraudan esta expectativa y su dificultad solo es asumible por violinistas muy capaces, dada la abundancia de dobles cuerdas, bariolages, registro agudo extremo, pasajes en octavas o décimas, etc.

Las cuatro sonatas grabadas por primera vez en el presente CD proceden de una misma colección, que consiste en cinco «libros» o series de seis sonatas cada una. La música de estas sonatas ha llegado a nosotros a través de tres fuentes manuscritas. Una se conserva en el Archivo de Música del Palacio Real de Madrid, donde ha ido a parar parte del fondo musical de la Real Cámara, y consiste en un conjunto de partituras copiadas por Francisco Mencía, copista de la Real Cámara y de la Real Capilla en tiempos de Brunetti. Otra fuente se conserva en la Biblioteca Nacional de Francia, procedente del fondo personal de Brunetti que se vendió en la tercera década del siglo XIX, y consiste en algunas partituras copiadas por Mateo Barrero Parragués, otro copista que trabajó con Brunetti en la Real Cámara.

Información adicional

Artista

Carlos Gallifa & Galatea Ensemble

Estilo

Clasicismo

Interpretación

Música de Cámara

También te recomendamos…