Diferencias Diferentes

15,00

Diferencias Diferentes
Edwin García, guitarra barroca

Contenido

1 Jácara 03’29‘‘

2 Hachas 04’42‘‘

3 Pasacalle 04’06‘‘

4 Paradetas 03’42‘‘

5 Fandango 04’34‘‘

6 Preludio a la francesa 03’29‘‘

7 Españoleta 04’12‘‘

8 Folias 09’14‘‘

9 Jácara de la Costa 03’53‘‘

10 Canario 04’48‘‘

Tiempo total: 46’15”

Email

Descripción

Diferencias Diferentes

Glosas nuevas sobre aires ibéricos del Barroco
Edwin García, guitarra barroca

Las diferencias, o variaciones instrumentales, hicieron su aparición como publicación en Los seys libros del Delphin (1538) de Luis de Narváez, una colección de música para vihuela que incluía fantasías, varias intabulaciones de piezas vocales, canciones y arreglos polifónicos de Basse-dance. Las variaciones de Narváez sobre Guárdame las vacas introducen varias características del idioma de las diferencias que se mantuvieron al pasar de la vihuela y la guitarra de cuatro órdenes a la guitarra de cinco órdenes en el siglo XVII. Lo más significativo es que Narváez no introduce el “tema” de Guárdame las vacas ni en la apertura ni en ninguna otra parte de las diferencias; el primer compás es el comienzo de la primera diferencia, con la línea del bajo y la armonía implícita del modelo casi intactas mientras desarrolla la estructura de la melodía.

El comienzo de esta técnica de variación, en oposición al modelo de “tema y variaciones”, es uno de los sellos distintivos de la diferencia propia de la guitarra “barroca” tal como se materializó a principios del siglo XVII y maduró alrededor del año 1700. Como resultado, los intérpretes y los oyentes convergen in media res, casi como si la pieza que se interpreta no tuviera principio ni fin.

Esto también caracteriza claramente la experiencia de la improvisación, un arte por el que Narváez fue célebre en su época. La transferencia del lenguaje de la diferencia en la vihuela hacia la guitarra está documentada en los Tres libros de música (1546) de Alonso de Mudarra, la primera publicación impresa de música para guitarra. En el libro 1 Mudarra ofrece varias maneras (término intercambiable que él usa para las diferencias) tanto para vihuela de seis órdenes como para la guitarra de cuatro órdenes sobre la Romanesca que, como señala en el texto, también era conocida en España como Guardame las vacas.

A finales del siglo XVI había surgido una distinción entre las prácticas interpretativas de la vihuela y la nueva guitarra de cinco órdenes, ya que la técnica de punteado de los vihuelistas contrastaba con la técnica de rasgueado de los guitarristas. Sin embargo, las nuevas prácticas de rasgueo de la guitarra del siglo XVII no acabaron con la tradición de las diferencias; por el contrario, le dieron nueva vida debido en parte a los percusivos y metronómicos efectos producidos al rasguear las cuerdas de la guitarra repetidamente mediante diferentes patrones rítmicos.

También te recomendamos…