Al mio caro Amico. Mozart-Haydn String Quartets

19,00

___________________________________________

CUARTETO TRIFOLIUM

Contenido

Wolfgang Amadeus Mozart (1756 – 1791)

Cuarteto en Sol mayor K. 387

1 Allegro vivace assai 11’55”

2 Minuetto: Allegro – Trio 7’22”

3 Andante cantabile 7’13”

4 Molto Allegro 8’31”

 

Joseph Haydn (1732 – 1809)

Cuarteto en Fa mayor, Op. 74 nº 2, Hob. III: 73

5 Allegro spiritoso 6’48”

6 Andante grazioso 7’15”

7 Minuetto – Trio 3’27”

8 Finale: Presto 4’09”

 

 

Email

Descripción

AL MIO CARO AMICO…

W.A. Mozart  – J. Haydn

K.387 – Op.74 no. 2
String Quartets
Cuarteto Trifolium

Los dos cuartetos hermanados en esta grabación son piezas icónicas del repertorio clásico vienés, también llamado “vienés-europeo” por su enorme repercusión internacional. Muchas veces hemos oído calificar a Haydn como el “padre” del cuarteto de cuerda, cuyos “hijos” musicales habrían sido Mozart, Beethoven y otros muchos seguidores, no sólo del área germana. Esta metáfora no es un capricho de los historiadores, sino que está fundamentada en el análisis musical de las obras conservadas. Por ejemplo, a partir del Opus 9 (ca. 1770) de Franz Joseph Haydn (Rohrau, Austria, 1732 – Viena, 1809) se estableció la convención de estructurar los cuartetos en cuatro movimientos, con funciones diferenciadas. Generalmente, se
alternaban tiempos rápidos y lentos, siendo el de mayor complejidad formal y dificultad técnica el Allegro inicial, normalmente en forma sonata. Más adelante, los Cuartetos Opus 20 (1772) del mismo compositor innovaron al concluir cada obra con movimientos finales rápidos y de peso, unas veces escritos a modo de fuga y otras en forma sonata. Además, esta colección fue clave para consolidar la tendencia de incluir un minueto y “trío” de carácter ligero como segundo o tercer movimiento. Haydn ofreció opciones diferentes en sus Cuartetos Opus 33 (1781), en los cuales sustituye el minueto por un scherzo de compás y estructura libres. Además, los cuartos movimientos presentan nuevas tipologías, concretamente el rondó y el tema con variaciones.
Esta colección de cuartetos es un ejemplo paradigmático de cómo Haydn dominaba el “trabajo temático”, construyendo discursos musicales extensos a partir de muy pocos materiales, a menudo interrelacionados entre sí. Las sucesivas innovaciones de Haydn fueron incorporadas enseguida a la tradición vienesa del cuarteto de cuerda, percibido de forma creciente como un género de elevado refinamiento. Por ello,
el cuarteto se convirtió en un medio particularmente apto para la experimentación formal y creativa. Así lo entendió también Wolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, 1756 – Viena, 1791), quien, cuando se adentró con intensidad en este género en la década
de 1770, tomó como modelo, claro está, al compositor más exitoso en el mismo. Ahora bien, Mozart no consideraba a Haydn como a un “padre” (término que no debía de resultarle muy positivo, teniendo en cuenta sus tensas relaciones con Leopold Mozart), sino como un “amigo” al que admiraba, según sus propias palabras. De hecho, dedicó una de sus colecciones de cuartetos más maduras “A mi querido amigo Haydn”. Se trata de los Cuartetos Opus 10 (1785), publicados por Artaria en Viena y conocidos como Cuartetos Haydn. En la extensa y famosa dedicatoria que abre la colección, Mozart emplea fórmulas habituales en la época, mostrando (falsa) modestia, alabando al maestro que toma como referente, a quien se refiere hasta ocho veces como “amigo”, y mencionando (probablemente con cierta intención comercial) la aprobación de Haydn a las obras publicadas. Ciertamente, éste había
escuchado los tres últimos cuartetos de la serie en una velada privada de la que había salido entusiasmado. Fue entonces cuando pronunció las famosas palabras que enorgullecieron a Leopold Mozart: “su hijo es el más grande compositor que conozco”.

Información adicional

Artista

Trifolium

Interpretación

Música de Cámara

Estilo

Clasicismo

También te recomendamos…