Seleccionar página

J. P. Almeida Mota. String Quartets op. 4

Trifolium

Almeida Mota (1744 – ca. 1817) o Juan Pedro Almeida Mota, como acostumbraba a autografiar sus obras, es un compositor de mérito cuya música es todavía poco conocida. Una ignorancia que quizá sea debida a su identidad nacional un tanto ambigua. Nacido y formado en Portugal, desarrolló casi toda su trayectoria en España, resultando poco atractivo para una musicología hasta hace muy poco tiempo todavía muy condicionada por una óptica marcadamente nacionalista.

Sinfonías II. Gaetano Brunetti

 

Gaetano Brunetti (1744-1798) es, junto con Luigi Boccherini, el principal autor de sinfonías del periodo del Clasicismo en España, tanto por la amplitud de su obra como por su diversidad. Los autores activos en España en la segunda mitad del siglo XVIII no llegan a aproximarse a la obra de los dos italianos, aunque hay noticias de buen número de compositores que escribieron sinfonías, generalmente para el ámbito religioso. La música sinfónica centroeuropea y francesa circulaba con facilidad y prontitud, al menos en Madrid, y en Palacio se conocían e interpretaban las obras de los principales compositores de la época.

Juegos filarmónicos

Las obras que suenan en esta grabación representan una parte importante, aunque hoy en día desconocida, de un repertorio para guitarra que en su momento, a finales del siglo XVIII, podría considerarse una música elitista para gente privilegiada de determinada clase social. Ya el simple hecho de ser una música que se componía y vendía en forma de partituras, en ediciones manuscritas (Gosálvez Lara 1995, 44), la hacía inaccesible para la mayoría de la población en la España en torno a 1800. El censo del ministro Floridablanca, que se llevó a cabo en 1787, durante el reinado de Carlos III, evidencia que había aproximadamente dos millones de labradores y jornaleros, es decir, personas cuyo salario oscilaba entre 1 y 3 Reales por día, y que vivían en una situación socio-económica muy precaria.

Sones del Viejo Mundo

Gaspar Sanz, Francisco Guerau y Santiago de Murcia, por orden cronológico, fueron los principales representantes de la guitarra en la España de Carlos II (1665-1700). Dos de ellos ocuparon cargos en la Capilla Real de Madrid (Murcia y Guerau), y Sanz, aunque ocupó la Cátedra de música en la Universidad de Salamanca, vivió también en Madrid algunos años, muriendo allí en 1710. Esto indica que los tres coexistieron en la italianizante España de mitad del siglo XVII y principios del XVIII y que tuvieron conocimiento de sus obras, principalmente entre Guerau y Murcia, alabando este último a Guerau en su Resumen de acompañar la parte con la guitarra (1714).

Luigi Boccherini. String Quartets

Trifolium

Luigi Boccherini es una figura esencial, aunque controvertida, en la historia de la música en España. Por un lado, su nacimiento en Lucca (Italia) le marginó de los discursos elaborados por la musicología española de tinte nacionalista de finales del siglo XIX y del XX, a pesar de que la mayor parte de su vida y carrera se desarrollan al amparo de instituciones españolas. Además, la supuesta invasión italiana que “contaminó” la música española durante todo el siglo XVIII también provocó que fuera una figura incómoda de abordar. Por otro lado, la historiografía tradicional ha considerado a Joseph Haydn (1732-1809) el “inventor” de dos géneros instrumentales de gran trascendencia en toda la música europea posterior: la sinfonía y el cuarteto de cuerda.

A che Bellezza!

 

Arias y cantatas del Seicento

La polifonía dominó por completo la música del siglo XVI, pero el nuevo clima intelectual instaurado por el humanismo renacentista desde finales de la centuria anterior había empezado a erosionarla mucho antes de que en Florencia un grupo de nobles e intelectuales propusieran una práctica musical asentada en otros principios. Ya en el Dodechakordon, Henricus Glareanus defendía en 1547 no solo la validez sino incluso la superioridad de la monodia sobre la polifonía. Más tarde Gioseffo Zarlino se vio atrapado en una disyuntiva que fue incapaz de resolver: teóricamente, aspiraba a una música racional, asentada en un orden natural y matemático, del que se derivarían los principios de la moderna tonalidad…

Tatulón

La danza medieval del Plectro

El presente registro discográfico pretende, desde la perspectiva de los instrumentos de cuerda pulsada de la Edad Media, profundizar en esta segunda práctica, consistente en reescribir la música de la época para ellos, como pauta fundamental a la hora de profundizar en el tipo de repertorio que tocaban estos músicos en esta época. Una práctica heredada por los laudistas, vihuelistas y guitarristas del s. XVI y en la que sin duda alguna, la aparición de la imprenta en el siglo XV, jugó un papel relevante para su difusión, a diferencia con el periodo medieval. Posiblemente la ausencia de manuscritos con música para laúd en la Edad Media, radica más en esta circunstancia que en valorar la posibilidad de que esta música no se escribiera, opción poco probable dado el alto nivel de desarrollo melódico, isorrítmico y de virtuosismo, sobre todo en el s. XV.

En mi amor tal ausencia

La intrincada figura de José Marín se ha comparado con un personaje propio de una poco ejemplar novela o una comedia de capa y espada. Su actividad musical transcurrió en Madrid como cantor de la capilla de Felipe IV y años después en el Real Monasterio de la Encarnación. Pero un velo originado en posibles calumnias y envidias, o bien en la búsqueda fracasada de una vida aventurera, opacaría su vida personal y su honra. Después de ordenarse sacerdote en Roma, intentando seguramente reafirmar su reputación, Marín se hace a las velas para probar suerte y ventura en las Indias, acaso a la fuga de los embrollos en los que se veía envuelto. Algunos años después, de regreso en Madrid, es en 1656 acusado de robo y varios homicidios.

Grabaciones, noticias, conciertos, actividades… temas relacionados con la música que puedes encontrar aquí

Bigote 01

En mi amor tal ausencia

Amor y desamor en los tonos de José Marín (1618-1699). Música Ficta. La intrincada figura de José Marín se ha comparado con un personaje propio de una poco ejemplar novela o una comedia de capa y espada. Su actividad musical transcurrió en Madrid como cantor de la...

leer más

J. P. Almeida Mota. String Quartets op. 4

Trifolium João Pedro Almeida Mota (1744 – ca. 1817) o Juan Pedro Almeida Mota, como acostumbraba a autografiar sus obras, es un compositor de mérito cuya música es todavía poco conocida. Una ignorancia que quizá sea debida a su identidad nacional un tanto ambigua....

leer más

Lindoro

Un clásico en la música

Bigote 01

Sello discográfico español, radicado en Sevilla, con una antigüedad de más de 20 años. Especializado en Música Antigua y Clásica, tiene más de 50 referencias discográficas en su haber, que van desde la música medieval hasta la música contemporánea, interpretadas por músicos de la talla del organista Andrés Cea, los guitarristas Juan Carlos Rivera, María Esther Guzmán y Antonio Duro, grupos como el conjunto de flautas holandés The Royal Wind Music, del que Lindoro tiene la mayor parte de los discos publicados por ellos, o los ensembles La Danserye, grandes conocedores de la música de ministriles del siglo XVI o Carmen Veneris, especializado en la obra del gran compositor italiano radicado en la corte española Gaetano Brunetti. Precisamente de este gran autor, en parte desconocido por el gran público, Lindoro está recuperando y dando a conocer su importante obra, insertada en el Barroco cortesano del siglo XVIII.

Como dato interesante, Lindoro cuenta con una producción de gran interés, que recibió en su día el galardón francés ‘Diapason d’or’. Se trata de «Pièces de Clavecin en concerts», de Jean-Philippe Rameau, llevada a cabo por tres grandes intérpretes europeas unidas para tal fin: Chiara Banquini, Marianne Muller y Françoise Lengellé.

El sello Lindoro forma parte de la productora discográfica y videográfica La Tirana, S.L.